mapa conceptual ( esquema del psicoanalisis sigmund freud )

APARATO PSIQUICO: ello, yo superyo

TEORIA DE LOS INSTINTOS: eros- tanatos

amor union destrucccion, anilicacion( muerte)

DESARROLLO DE LA FUNCION SEXUAL: pubertad,  boca, face genital

LAS CUALIDADES FISICAS: libido, fenomenologia de la conciencia

ACLARACIONES DE LA INTERPRETACION DE LOS SUEÑOS:  superyo

LA TECNICA PSICOANALITICA: el yo tiene la funcion de satisfacer sus tres dependencias de la realidad, del ello y del superyo sin afectar su organizacion ni menos cabar su independencia.

la exigencia mas dificil que se plantea al yo, probablemente sea la dominacion de las exigencias instintivas del ello.

UNA MUESTRA DE LA LABOR PSICOANALITICA:  complejo de edipico

 EL APARATO PSIQUICO Y EL MUNDO EXTERIOR: limites de las ciencias psicologicas, no se puede separar la  normalidad psiquica de la anormalidad

Posted in Uncategorized | Leave a comment

MANUAL DE PSICOLOGIA Y PSICOPATOLOGIA DINAMICAS ( SIMON BRAINSKY)

CAPITULO 7 

LA TEORIA PSICOANALITICA DE LOS SUEÑOS

Estoy tratando de contarles un sueño; en vano, puesto que ningun relato de un sueño puede transmitir la sensacion del sueño, esa mezcla de lo absurdo, de lo sorpresivo. de lo asombroso, en el temblor de la lucha, esa nocion de ser capturado por lo increible  que es la esencia misma de los sueños.  JOSEPH CONRAD, el corazon de las tinieblas

DOS COMPONENTES BASICOS EN LA ESTRUCTURACION DEL SUEÑO

  1. DESEO REPRIMIDO: cuya energia moviliza el proceso onirico y que, para seguir la analogia de freud, es el socio capitalista del sueño, por cuanto proporciona la materia prima.
  2. RESTOS DIURNOS: llamados asi por que son hechos recientes cuya interiorizacion permite que su energia se ligue a la del inconsciente, al proporcionarle un vehiculo de expresion, susceptible de ser manifestado en la imagineria del proceso secundario.

ENTRE EL CONTENIDO MANIFIESTO Y EL CONTENIDO LATENTE DEL SUEÑO MEDIA LO QUE SE LLAMA TRABAJO DEL SUEÑO O ELABORACION ONIRICA  CUYOS COMPONENTES SON:

  1. CONDENSACION:En el sueño una persona puede tener caracteristicas de varias otras
  2. DEZPLAZAMIENTO: que se va a traves de la omision, modificacion y arbitraria agrupacion de los materiales .
  3. CUIDADO DE LA REPRESENTABILIDAD: el yo no se ocupa, como se ha visto, de que la energia se ligue a un contenido  susceptible de ser representado
  4.  ELABORACION O DISTORCION SECUNDARIA:  el yo, a traves de la censura, efectua racionalizaciones, da importancia a elementos que no la tienen, crea certeza sobre lo incierto e incertidumbre sobre lo mas valioso
  5. SIMBOLIZACION:  Es la relacion constante que existe entre el sueño y su traduccion

Posted in Uncategorized | Leave a comment

ANALISIS DEL TEST DE LA FAMILIA (NIÑO JESUS ALBERTO GRIMALDO ROJAS ) CAMARA DE GESELL

APLICACIÓN PSICOANALITICA AL ANALISIS GRAFICO

Yuleidy Guerrero, 

Facultad de Psicología

Universidad simón Bolívar

          RESUMEN

Se conformaron un grupo de estudiantes de psicología del 3 semestre,  el cual observaban  al niño Jesús Alberto Grimaldo Rojas de 7 años  realizando  la aplicación del test  de la familia. Por medio de ello pudimos ver la interpretación psicoanalítica de la personalidad del infante, como plasmó su familia y a él mismo en medio de ella.

De esta manera se pudieron constatar rasgos del menor, predominando la inteligencia, su manera correcta de hablar, en cuanto a su familia, la preocupación de su relación con sus hermanas, teniendo en cuenta la importancia del compartir con su familia, también notamos que Jesús se identifica con su mama, ya que su mayor tiempo lo comparte con ella

INTRODUCCION

La presente consulta que se llevo acabo por la doctora Franlet  Araque se refiere a la aplicación del test de la familia a la paciente Sabrina del Roció rojas con su hijo Jesús Alberto Grimaldo rojas.

La característica  principal es evaluar el  entorno familiar del niño teniendo en cuenta lo que la madre nos diga.

Para analizar esta problemática es necesario mencionar las causas, una de ellas es como se siente el niño en  el ámbito familiar o de convivencia respecto de sus padres y hermanas, se puede ver como la persona vivencia ese ámbito familiar y su sentimiento de comodidad o incomodidad en el.

En este test, el infante plasma los sentimientos hacia cada uno de los integrantes de su familia.

La interpretación del test del dibujo de familia se realiza en cuatro planos: plano gráfico, que nos habla de la amplitud, fuerza, ritmo del trazado y sector de la página. Plano de las estructuras formales, nos dice el tipo de dibujo de figura humana y la estructura del grupo de personas representadas. Plano del contenido, se relaciona con la composición real de la familia.

Esta aplicación, enriquece mucho el trabajo clínico ya que  exploramos como los familiares  influyen en el entorno del sujeto

METODO

La indagación se creó a partir de un estudio de caso, en el cual se escogió un niño llamado Jesús Alberto Grimaldo Rojas de 7 años de edad.

Se creó un ambiente apropiado para el niño en donde habían colores, marcadores, hojas de block, una mesita de colores con su sillita pequeño, esto se hace con el objetivo de llamar la atención del niño y que él se sienta en confianza de expresar sus sentimientos, ideas, lo que en  ese momento pasa por su mente, lo que piensa de las cosas y de las personas, en especial su familia.

Algo importante para el paciente, en este caso, el niño, es su relación con la psicóloga, su manera de expresarse con palabras y gestos, que  se hable un mismo idioma, para poderlo entender y así el entienda a su psicóloga.

Jesús se mostró atento a la actividad, compartiendo con la doctora Franlet Araque, contando sus experiencias, paseos, y aun sus cosquillas que comparte con su familia.

RESULTADOS Y DISCUSION

Como se puede ver en el dibujo, el niño ocupó toda la hoja de block, en el cual se dibujo primero el mismo,  dibujó a su hermana gemela, y hermana mayor, en la parte superior de la hoja y en la parte inferior dibujo a su papa y a su mama de manera unida.

Observando cada dibujo, inicialmente  por su hermana gemela, que muestra su felicidad, ya que por tener la misma edad, su relacion con ella es buena, pasando a la hermana mayor de 10 años, es notable en su cabeza está encerrada por un circulo, lo que para su interpretacion su hermana es la mas triste de la familia, asi que  plasmo ese entorno en la cual ella esta sola, encerrada y es la tristeza.

Para Jesus, su padre es importante para su vida, ya que demuestra carilño, atencion, amabilidad, dedica su tiempo para él y sus hermanas, por esta razon vemos reflejado en su rostro esa alegria. Al lado de su padre esta su mama que a pesar de que sus padres no viven juntos, tratan de que su relacion sea unida y lo mejor posible para el beneficio de ellos, pero vemos que el rostro de su mama, es un rostro de estar desagradada, el cual para el niño Jesus demuestra autoridad, respeto y una persona correcta que se preocupa porque todas las cosas esten en su lugar

Ademas observamos al niño Jesus que esta feliz en el dibujo, ya que para él, lo mejor es estar en familia, que su relacion de sus hermanas sea mejor y no hallan conflicto entre ellas para asi compartir, disfrutar, de ellas y de sus y padres.

Que importante es este test, ya que los niños abren todo su corazón, ósea lo que ellos viven, siente en su familia, es una manera clave e importante lo cual ellos se comunican. Esto lo podemos notar desde una corta edad, donde los niños toman como su pizarrón las paredes, piso, mesas, sillas, cuadernos de su casa, no importando donde, sino que es lo ellos sienten y significan para su vida.

En este caso, se dibujo su familia, y los niños no solo hacen un par de muñecos sino plasman también los sentimientos hacia los integrantes de la familia, desde el mas alegre hasta el mas enojado, allí podemos también notar la distancia de los muñecos, esto significa  cómo es su relación con ellos, si es buena o desagradable, además notamos la forma de sus rostros, manos, pies y cuerpo. Esto es clave para nosotros los psicólogos ya que sabemos en que área debemos proyectarnos, con quien de la familia debemos trabajar para que la vida del niño y su entorno sean mejor.

CONCLUSION

Por medio de este test  pudimos notar como el niño se siente en el ámbito familiar ya  que por medio del  dibujo podemos observar, sus alegrías emociones, tristezas se puede ver que hay  figuras mejor tratadas que  otras el cual para el hacen una representación simbólica  y dan un  significado de cada uno de sus familiares La inclusión de la acción produce generalmente una utilización del espacio Mucho más variada y particular de cada sujeto. Esto hace que además de analizar la distancia entre las figuras pueda Diferenciarse unas de otras. Por medio del dibujo el infante puede representar muchas cosas que para el tienen un significado especifico el cual en algunos casos no es capaz de expresarse entonces por medio de un grafico manifiesta esa comodidad o incomodidad respecto de su familia. Además,  Jesús por medio del dibujo expresa su inteligencia, su capacidad para pensar ante ciertos acontecimientos que para el son muy importantes.

AGRADECIMIENTOS

Se debe agradecer al niño Jesús Alberto Grimaldo Rojas y a su madre Sabrina del Rocío Rojas que estuvo dispuesta y de acuerdo para esta actividad. También agradecemos a la doctora Franlet Araque que por medio de la asignatura Modelo Psicoanalítico, nos permitió conocer la importancia del test de la familia en su campo de su aplicación.

BIBLIOGRAFÍA

Posted in Uncategorized | Leave a comment

APLICACION DEL TEST DE LA FAMILIA

1- Pautas de aplicación
La administración de esta prueba puede realizarse indicándo al niño que pinte a su familia o a una familia sin concretar más datos. Según algunos autores, esta segunda opción permite dar al niño más libertad para expresar sus sentimientos más íntimos pero tiene algunas limitaciones. Por ejemplo, no podemos conocer la valoración de los personajes reales sino que tenemos que efectuar inferencias de los supuestos personajes y roles sobre los miembros de su familia.

Particularmente me inclino por la opción de pedir al niño que represente a su propia familia pero dándole libertad para que lo haga en la situación y con los detalles que él prefiera.
De todas formas, todos estos aspectos deben ser decididos en cada situación y en función de las características del niño.

La técnica de aplicación del test consta de tres pasos básicos:

1º- Darle instrucciones para que efectue el dibujo pero dándole libertad absoluta y tranquilizándolo en el sentido de que no vamos a ponerle nota y que no es importante que el dibujo sea perfecto. El establecimiento de una buena relación previa y motivación hacia la tarea es fundamental. No hay límite de tiempo.

2º- Controlar discretamente al niño pero sin que se sienta muy observado. Debemos ir memorizando (o anotándo) detalles de interés como posibles pausas, errores, actitud, etc. También el orden en el que va pintando los diferentes personajes.

3º- Una vez acabado el dibujo mostrar interés por el trabajo efectuado. No se trata de felicitarlo gratuitamente sino de destacar algunos aspectos del mismo: el color, la forma, algún objeto en particular. El niño debe percibir que estamos interesados, sorprendidos, con lo que ha hecho y evidentemente que estamos satisfechos. A partir de aquí podemos empezar a indagar en aspectos concretos del dibujo. El orden de las preguntas puede variar según transcurra el diálogo.

A título de ejemplo las preguntas clave serían las siguientes:

a) ¿Dónde estan? ¿Qué ocurre?
b) Quien es cada personaje (padre, madre, hermano…)
c) ¿Cuál es el más bueno? ¿Cuál es el menos bueno?
d) Con cual de ellos te lo pasas mejor
e) Con quien te gusta estar menos
f) Cuál de ellos está más triste y porqué, etc…

Las preguntas se irán ajustando al propio desarrollo de la conversación. El psicólogo debe profundizar en aquellos puntos que considere relevantes para el proceso evaluativo.

En el caso de que el niño haya efectuado el dibujo de una familia sin concretar deberemos preguntarle con quién de los personajes dibujados se identifica y qué es lo que le sucede a cada uno de ellos.

Independientemente de la información aportada verbalmente por el niño, disponemos de una gran cantidad de información en el propio dibujo y que debemos saber interpretar. Antes, pero, de apuntar algunas claves para su interpretación, sugerimos unas pautas generales.

2- Sugerencias generales
1º- La interpretación de un dibujo infantil debe basarse en aproximaciones estadísticas, es decir, en que la presencia de una determinada característica del dibujo se asocie con una elevada probabilidad de presentar un rasgo de temperamento o personalidad concreto. También, desde el posicionamiento teórico del psicoanálisis, se ofrecen algunas explicaciones. No obstante, de ningún modo, se trata de una ciencia exacta, por lo tanto, hay que ser prudentes en la interpretación de estas pruebas. Los datos deben analizarse en conjunto y no tan sólo individualmente. Hemos de tener en cuenta, además, que el niño es un ser en desarrollo, en constante cambio y no siempre es fácil determinar qué piensa y por qué actúa de determinadas maneras. Sin embargo, esta reflexión no debe hacernos perder de vista la gran utilidad de estas pruebas como canal comunicativo y de conexión con el mundo interior infantil.

2º- Las diferentes características del niño que podemos ir suponiendo del análisis de esta prueba, sólo tiene validez en tanto en cuanto sean complementadas con otras pruebas u observaciones. Por lo tanto, sólo nos permiten formular hipótesis de trabajo que luego debemos contrastar con otras pruebas. La peculiaridad de cada niño, de cada caso, hace muy difícil establecer el mismo significado incluso para dibujos muy parecidos. De aquí la necesidad de este tipo de pruebas sean subordinadas o complementarias de otras más objetivas.

3º- Las interpretaciones del dibujo deberán tener en cuenta la edad del niño. Una misma característica puede tener diferentes significados según la edad.

4º- El dibujo debe analizarse en varios niveles. Primero en su conjunto, teniendo en cuenta aspectos de la situación general en el papel tamaño, forma; distancia de los personajes; presencia o no de elementos añadidos (animales, objetos, etc). En segundo lugar, hay que analizar individualmente cada figura representada: su tamaño, forma, situación respecto a otros, etc. En último lugar hay que verificar la información aportada verbalmente por el niño con respecto a lo que ha plasmado en el dibujo. Puede ser que un niño manifieste verbalmente mucho amor por su padre pero, en el dibujo, aparece desplazado y pequeño.

A continuación se muestran algunas claves para descifrar la figura humana ya sea individualmente o formando parte de un conjunto más amplio como es la familia.

3- CLAVES PARA INTERPRETAR EL DIBUJO DE LA FAMILIA

3A- Análisis del grupo familiar

Característica: Significado psicológico:
1- El Tamaño Se refiere al espacio que ocupa el dibujo dentro del soporte de papel proporcionado (folio, cuartilla, etc.). El tamaño puede clasificarse en: Muy grande, grande, mediano, pequeño o muy pequeño. Se dice que es muy grande cuando no cabe en el marco de papel proporcionado necesitándo otro. Los tamaños grandes se relacionan con caracter extrovertido, sentimiento de seguridad y confianza en uno mismo. Expresa la sensación de poder hacer frente a los retos externos. Sin embargo, dibujos grandes con trazos impulsivos, formas muy distorsionadas o extravagantes pueden ser indicadoras de exceso de vanidad o menosprecio de los otros. Por su parte los dibujos pequeños o muy pequeños, en especial, cuando aparecen en un rincón de la hoja, denotan sentimientos de indefensión, desvalorización, retraimiento, desazón, temor hacia el exterior, desconfianza, timidez. En casos extremos, posibilidad de trastornos emocionales, depresión, ansiedad.
2- Tipo de trazo La forma que adopta el trazo puede definir algunas características: predominio de las formas curvas se asocia a capacidad de adaptación, sensibilidad, imaginación, sociabilidad, extraversión; por su parte las formas rectas y angulosas indican voluntad, tenacidad, pero también, si éstas se manifiestan con trazos muy alargados, exagerados con tendencia ascendente, pueden suponer hostilidad hacia el exterior, conductas impulsivas o agresivas.
3- Orden en el que se han pintado los personajes Generalmente, el personaje pintado en primer lugar es el de admiración e identificación del niño. Suele ser la figura con mayor vinculo afectivo (normalmente madre). Por ello es muy importante estar pendiente del orden cronológico en el que se van dibujando los diferentes personajes. Cuando alguno de ellos es dibujado alejado del grupo puede significar deseo de apartarlo o alejarse de él. Puede ser que le tenga cierto temor (padre) o que simplemente le tenga celos (hermano). A veces ocurre que es el propio niño quien se pinta alejado del grupo. En estas ocasiones podemos sospechar que se producen ciertos conflictos dentro de la familia y que el niño toma una distancia prudencial. Cuando el niño se dibuja a sí mismo en primer lugar: se asocia a cierto egocentrismo, dependencia, necesidad de ser tenido en cuenta, miedo a la separación (necesita asegurar su proximidad a la familia).
4- Las distancias entre personajes La distancia entre el dibujo del propio niño y los diferentes personajes nos dará una idea de la distancia afectiva entre los mismos. A mayor distancia física, mayor distanciamiento afectivo. Las figuras que son percibidas con mayores vínculos afectivos son los más próximos (normalmente los padres). Cuando los hermanos se sitúan alejados del núcleo familiar o simplemente se omiten del dibujo, puede ser un síntoma de celos. Una familia que se dibuja con sus personajes agrupados suele mostrar una familia unida con buenos vínculos de comunicación. Si están unidos cogiendose las manos, el niño puede expresar su voluntad de que permanezcan unidos. Si contrariamente, los personajes se muestran dispersos en el papel es síntoma de distancia afectiva y poca comunicación.
5- Omisión de alguna de las figuras (padre, madre, etc.) Omisión del propio niño: Baja autoestima, poca identificación con el núcleo familiar o sentimientos de exclusión del mismo. Temor a algunos de los personajes próximos que se asocian a la familia. Omisión del padre (madre o hermano): Se asocia con el rechazo a los mismos. Puede tener (según circunstancias del caso) el significado de celos (p.e. hacia un hermano pequeño) o también de temor o miedo hacia la figura omitida. El niño expresaría así inconscientemente su voluntad de alejar al personaje tanto física como emocionalmente.
6- Elementos ajenos a la familia En algunos de los dibujos de la familia pueden aparecer animales, objetos u otros elementos. Hay que interpretar todas estas claves en función del dibujo en su conjunto. Un exceso de elementos ajenos a la familia puede relacionarse con un patrón cognitivo con dificultad para centrarse en lo fundamental (distracción, dificultad de síntesis, pensamiento peculiar…), pero también, pueden proporcionarnos pistas sustanciales acerca de cómo ven y sienten los niños a cada miembro de la familia. Si cada familiar se muestra ocupándose de determinadas actividades personales (ver Caso 2), es síntoma de comunicación fragmentada. Cuando vemos intercalados perros o animales domésticos entre el propio niño y otros personajes de la familia puede señalarnos distanciamiento afectivo. El padre que es dibujado en un plano superior (por encima del suelo) o cercano a las nubes significa distanciamiento físico y/o afectivo (p.e. padre que está fuera trabajando durante largos tiempos). Los niños pueden expresar así su sentimiento de angustia por la separación física y lo sitúan en un plano dificilmente alcanzable. Son también habituales la presencia de elementos meteorológicos (sol, nubes, lluvia, etc..). Su significado debe buscarse también según las claves de todo el dibujo. El sol, en especial cuando se muestra sonriente, suele expresar felicidad, alegria, estado de ánimo positivo, extraversión, ganas de comunicarse, sociabilidad. Algunos autores identifican el sol como símbolo o representación del padre (fuente de luz, protección, vida…). Por su parte la lluvia, tormentas, se relacionan con la expresión inconsciente de ciertos temores o miedos.
7- Negarse a dibujar a la familia Con cierta frecuencia, a algunos niños les cuesta dibujar a su familia. Según la edad, pueden manifiestar que carecen de habilidad con el lápiz y temen que les quede mal. Si una vez tranquilizados al respecto siguen insistiendo, hay que valorar la posibilidad de problemas familiares y un cierto bloqueo e inhibición a dar detalles al respecto. En estos casos es mejor, en un primer momento, cambiar al dibujo del árbol que es menos intrusivo.

 

3B- Análisis individual de cada personaje

Característica: Significado psicológico:
Tamaño relativo de los personajes En general, si el tamaño de un personaje es mayor que el restopuede indicar que para el niño es una figura importante. Dependerá a su vez de la distancia al propio niño de si esta importancia es en sentido negativo (figura que es vista como dominante o autoritaria) o positivo (figura a la que le gustaría parecerse y con la que se identifica). Personaje excesivamente grande: Figura que probablemente es sentida por el niño como opresora. Por su parte los personajes reducidos pueden indicar cierta distancia afectiva del el niño, pero también necesidad de reducirlos ya que los considera rivales potenciales.
Las diferentes partes del cuerpo: Analizar con detalle como se han representado los diferentes elementos que componen la figura humana nos da pistas de cómo ve el niño al personaje en cuestión. A continuación se muestran los elementos principales:
La Cabeza La cabeza es la zona más expresiva, donde el niño intuye las emociones de los otros y aprende a imitarlas. Una cabeza grande y expresiva puede indicar un carácter expansivo. Si es excesivamente grande puede asociarse a egocentrismo. La cabeza pequeña indica tendencia a la timidez a aislarse del entorno a que no lo vean y pasar desapercibido.
La boca Hay que prestar especial atención a la boca. Su tamaño y expresión nos dará una idea del estado emocional con que el niño ha reflejado a ese personaje. Cuando en la cara faltan elementos como la boca o los existentes son inexpresivos pueden ser indicadores de problemas emocionales. Cuando en la boca se dibujan los dientes, en especial, si son grandes, se sombrean o tiene forma afilada, se asocia a agresividad hacia los otros, necesidad de marcar el propio terreno, sentimientos de opresión o rechazo.
Los ojos Son los órganos principales de entrada de información en niños. Ojos grandes y bien dispuestos son propios de vitalidad, interés por lo nuevo, curiosidad, ganas de aprender y comprender lo que le rodea. Si son excesivamente grandes, recelo, vigilancia, desconfianza. Es necesario analizar si se han introducido las cejas y la expresión resultante es de alegria, temor o indiferencia. Los ojos pintados sin pupilas en el caso de niños más grandes (10 años) puede indicar inmadurez, retraso o déficits de aprendizaje.
La nariz La ausencia de nariz puede indicar (a partir 6,7 años)timidez, retraimiento, ausencia de agresividad, poco empuje. En niños mayores (etapa prepubertad y adolecencia), algunos autores, la relacionan con un símbolo fálico si su tamaño es exagerado, pudiendo indicar un deseo sexual. Su omisión indicaría un temor del niño a sus primeros impulsos sexuales.
Las orejas Las orejas nos permiten escuchar y un correcto dibujo de las mismas está relacionada con un interés de aprender, de integrar información exterior. Cuando se muestran grandes y muy redondeadas indican baja autoestima, posibilidad de bajo rendimiento escolar.
El cabello y los pelos Cuando el cabello está presente en el dibujo puede indicar una tendencia a cuidar los detalles, perfeccionismo (si se efectua con pulcritud), interés por la apariencia, por gustar, presumir. Si el pelo es largo y se muestra alborotado o en movimiento: vitalidad, fuerza, necesidad de libertad, de escapar de las rutinas. Si se representa con trazos en punta: agresividad. La barba y los bigotes suelen aparecer en niños cuyos padres la tienen, se asocia a madurez, figuras de autoridad, respeto, fuerza, son modelos a los que normalmente el niño respeta (por amor o también miedo).
El cuello Con frecuencia, el cuello puede presentarse exageradamente elevado o inexistente, quedando la cabeza unida directamente al cuerpo. En el primer caso puede señalarnos interés por crecer, de sentirse mayor, de controlar a los demás. Si es muy exagerado denota ansias de sobresalir y deslumbrar. Cuando no se dibuja se puede considerar “normal” hasta los 10 años aproximadamente, posteriormente se le relaciona con inestabilidad afectiva y manifestaciones de impulsividad e intolerancia.
El Cuerpo Si se pinta delgado o pequeño respecto a las otras partes del cuerpo indica que el niño no está satisfecho con su cuerpo, puede presentar algún complejo acerca de alguna o algunas partes del mismo. Si es excesivamente reducido: complejo de inferioridad. Cuando aparecen pintados granos o pecas, algunos autores, apuntan la posibilidad de un lazo fuerte con el enetorno familiar (en especial, la madre).
Los brazos y manos Es uno de los elementos claves a analizar cuando se trata de figuras humanas. Con las manos manipulamos objetos y podemos actuar sobre el entorno. Sin embargo podemos hacerlo de una forma adaptativo pero también de una forma destructiva. Brazos largos: necesidad de comunicar, extraversión, sociabilidad, motivación a conocer, afectividad. Esto es válido si no se complementa con puños cerrados, dientes prominentes o que formen parte de un dibujo con contenidos violentos. Brazos cortos: Miedo al exterior, a comunicarse, dificultad en las relaciones sociales, inseguridad, retraimiento. Manos grandes: Supone una exageración del significado real. Si es positivo: necesidad de contacto, de tener amigos, apertura. Si es negativo (en especial, con el puño cerrado): agresividad, temor hacia el entorno, baja tolerancia a la frustración. Ausencia de manos: No hay un criterio único para su interpretación, no obstante, se asocia con 1) Sentimientos de culpabilidad del niño por las reprimendas de los padres y otros adultos; 2) Temor a la agresión física (en general, del padre). Esto es más evidente cuando en el grupo familiar es sólo el padre el que aparece con las brazos más cortos o sin las manos. Si además, está distanciado físicamente del niño en el dibujo o aparecen otras figuras intercaladas entre el niño y el padre, la probabilidad aumenta. No necesariamente tiene que ser una agresión física lo que teme el niño sino que puede ser una autoridad excesiva que al niño le causa sufrimiento. Suprimir las manos es una forma inconsciente de recortarle autoridad. Los dedos: Constituyen un elemento que no aparece con detalle hasta las edades prepuberales. Cuando a estas edades se omiten o sustiuyen por simples rectas suele estar asociado a discapacidad mental o a trastornos clínicos.
Las piernas Las piernas nos proporcionan estabilidad, capacidad de movimiento, libertad. Unas piernas largas pueden simbolizar necesidad de estabilidad, firmeza, seguridad. Si son excesivamente largas: ganas de crecer, de hacerse mayor de adquirir el modelo de adulto rápidamente. Las piernas cortas pero bien proporcionadas, estabilidad, control de la realidad, robustez, tendencia a lo práctico más que a lo ideal (tocar de pies en tierra).
Otros elementos El sombreado de la cara (exceptuando cuando se efectua de forma suave y color piel) ya sea en parcial (pecas, manchas) o total, se asocia a angustia, baja autoestima o ansiedad. Es altamente significativo en niños de 5 a 12 años. Cuando el sombreado se produce en el cuerpo (a partir 8-9 años) la ansiedad puede que esté concentrada en algún temor (real o imaginario) acerca de su aspecto físico. Finalmente, en cuello y manos (a partir 7-8 años) preocupación por alguna actividad efectuada con las manos ya sea real o imaginaria (robo, agresión). Puede también indicar problemas emocionales y timidez. Un cuello muy sombreado: esfuerzos por controlar los impulsos. Borrado de un personaje: impulsividad, intolerancia hacia el personaje, sentimientos ambivalentes de amor/odio hacia el mismo.
   

 

Exposición de casos

A continuación se exponen algunos casos prácticos del Test de la Familia.
Sólo se expondrán las características generales del dibujo respectivo a título de ejemplo.

Pulsar sobre la imagen para ampliar.

Caso 1
Niño de 10 años

Vemos como los diferentes componentes de la familia se agrupan ocupando un reducido espacio respecto al tamaño del papel. En primer lugar pintó a la madre, luego a sí mismo, a su hermano y en último lugar su padre. El padre aparece como la figura más alta pero con los brazos más cortos no apreciándose los dedos. El pelo se proyecta hacia arriba.

Sin duda se trata de un niño retraido, con problemas emocionales, con miedo al exterior y que mantiene una relación de poco entendimiento con el padre. El padre no se ha asumido como modelo y probablemente la madre ocupa, en estos momentos, la atención preferente del niño, la figura en la que puede refugiarse (él se ha situado entre su hemano menor a la izquierda y su madre a la derecha). El niño al representar a su padre, le ha recortado los brazos y no se distingue ningún dedo, al contrario de lo que sucede en las otras figuras. Probablemente y de forma inconsciente le ha querido limitar en su autoridad pintándole unos miembros más pequeños.
Es posible que el niño viva angustiosamente un tipo de relación con el padre regida por patrones muy autoritarios o exigentes (el pelo hacia arriba puede ser un indicador de persona huraña o que suele chillar) y que ello le haga encerrase más en sí mismo.

Caso 2
Niño de 12 años

Se trata de un niño con un largo historial de problemas de aprendizaje y de relación con su familia y compañeros. Tuvo varios diagnósticos dentro del espectro del T.D.A.H.

En el dibujo llaman la atención varios elementos:

1º- Aparecen objetos no solicitados explícitamente y que poco tienen que ver con la tarea encomendada. Según el niño le pareció adecuado asignar a cada figura un objeto de su interés. Así a su padre que es fanático del R. Madrid le pintó una pancarta, a su hermana unos objetos personales y a sus primos (es muy raro que aparezcan este tipo de familiar) unas palmas ya que les gusta bailar mucho.
Cuando la familia se representa mediante figuras separadas dedicadas a actividades personales, el niño está representándo a una familia con poca comunicación, dedicada más a asuntos de interés personal que a compartir espacios comunes.

A nivel de la evaluación más general, el niño presentaba un déficit de atención muy acusado y un tipo de procesamiento de la información muy peculiar, con dificultades para operar tanto con números como con información verbal. Su capacidad de contactar con sus iguales era igualmente muy limitada.

2º- En el dibujo se ha señalado con un circulo rojo y una flecha el dibujo que efectuó de sí mismo. Se trata de una caricatura hinchada y, por lo visto, es como se ve a sí mismo. Un poco alejados de él aparecen uno muñequitos que son sus supuestos amigos. También aparece una tv.que es lo que más le gusta. Evidentemente su propia autoimagen tal como la proyecta está muy deteriorada con un bajo autoconcepto y autoestima.

3º- La mala relación con sus padres (en especial con el padre) viene expuesto gráficamente con los dientes, perfectamente observables, que le colocado a su padre. Probablemente es el que le propina las más severas broncas.

Caso 3


Niño de 10 años

El niño presentaba un C.I.=59 (WISC-R) con lo que estaba dentro de un retraso mental de tipo leve.
En este caso se vuelve a repetir el alejamiento del padre. El niño se sitúa en el centro del grupo y su padre es, claramente, la figura de menor tamaño. Ello supone un síntoma de alejamiento afectivo y rechazo. Incluso la abuela aparece como una figura de mayor tamaño. Probablemente el niño pintó las figuras de mayor o menor tamaño según su proximidad emocional y no según la realidad.

Las limitaciones del niño se ponen de manifiesto en el dibujo al observar las diferentes figuras. La forma es correcta pero no hay elementos que diferencien una figura de otra. Son como clones que sólo han variado en tamaño. La abuela perfectamente podría pasar por el padre o el hermano. Esta pobreza en la definición del personaje es una característica de la discapacidad mental.

Caso 4
Niña de 7 años

Se trata de una niña con capacidad intelectual normal (C.I.=102).
En el test de la familia, quiso pintar primero la casa (se le indicó que no era necesario pero que podía pintarla si así lo creía conveniente) y luego siguió con la madre, ella misma, y el padre en último lugar. La necesidad de dibujar la casa primero e incluir a su familia dentro puede ser signo del deseo o necesidad de retener o mantener unidos físicamente a sus padres. Por otro lado la niña afirma que en el dibujo la más feliz es la mamá y la más triste la niña. El motivo, según ella es que no tiene amigos ya que se porta mal, pese a que el “Cole” le va bien….
Pueden observarse los brazos cortos, casi inexistentes en las diferentes figuras humanas. Se trata de un indicador de problemas en el área de la relación social. También de retraimiento o inseguridad.
Las piernas en cambio son largas lo que se asocia a necesidad de estabilidad, seguridad y firmeza. También ganas de crecer y hacerse mayor

Posted in Uncategorized | Leave a comment

olivares p, almuden.EL DIBUJO COMO MEDIO DE LA COMUNICACION EN LA ENTREVISTA INICIAL CON NIÑOS CON CANCER

Publicado en la revista nº034

Autor: Olivares Paret, Almudena

 

Reseña: Drawing as means of communication at the initial interview with children with cancer. Autor: Alain Di Gallo. Journal of Child Psychotherapy, vol. 27, nº 2, 197-210. 2001

El artículo reseñado centra su atención en los objetivos principales en la entrevista inicial con niños enfermos de cáncer, en la evaluación del paciente y de los recursos familiares para afrontar cuanto supone emocional y vitalmente la enfermedad oncológica. Para ello el autor emplea el dibujo como medio de expresión y comunicación en un diálogo donde no sólo se interviene a través de las palabras. La producción gráfica ofrece una vía de acceso a un significado profundo al que de otro modo sería difícil llegar. Al mismo tiempo el autor aporta material clínico gráfico muy valioso, dada la escasez de publicaciones al respecto, ilustrativo de su trabajo.

La reseña seguirá el guión propuesto por el autor en el desarrollo del artículo, de forma que se presentarán en primer lugar las aportaciones expuestas en la introducción, la entrevista inicial con niños con cáncer, el significado del dibujo del niño en el proceso de evaluación y su aplicación clínica. Se irán comentando y discutiendo aspectos relevantes a lo largo de todo el desarrollo, incluyendo aportaciones pertinentes de otros autores de interés.

Introducción

El autor comienza señalando la importancia de la intervención psicosocial junto con la intervención médica en el tratamiento de la enfermedad oncológica en el niño por el impacto emocional, el estrés y el daño corporal que ésta supone, su tratamiento y los cambios que conlleva a nivel personal y en el entono social.  

La multitud de trabajos fruto de la investigación en psicooncología muestran la fractura que supone la enfermedad cancerígena en la vida de la persona y su familia y los mecanismos que se desencadenan para hacerle frente, desde factores psicosociales como la red de apoyo social, los estados emocionales, el control percibido, etc. a estrategias de afrontamiento que favorecen la adaptación durante el proceso de diagnóstico y tratamiento e, incluso, un mejor pronóstico a la enfermedad (Olivares Paret, 2003). Incluso el infante que, por su momento evolutivo,  todavía no llega a la comprensión cognitiva de lo que supone esta enfermedad es capaz de percibir la amenaza, el miedo y la incertidumbre en su propio cuerpo y en quienes lo rodean, expresándolo de un modo distinto a las palabras que aún le faltan.  

Este trabajo aporta la riqueza del simbolismo expresado a través de los dibujos infantiles como medio por el cual llegar a la experiencia profunda que supone la enfermedad para el niño, su invasividad en la representación de su mundo interior, su estado de ánimo y sus recursos yoicos. Como indica el autor “los niños con cáncer rara vez hablan directamente de sus sentimientos. El simbolismo del lenguaje, por lo directo que es, presenta también una amenaza para ellos” (Di Gallo, 2001, p.197). De ahí la necesidad de crear un espacio común entre la realidad y la fantasía donde a veces son difíciles las palabras, pero que favorezca una comunicación respetuosa de la resistencia y al tiempo creadora de un vínculo entre paciente y terapeuta en el cual poder ir dejando aparecer sus miedos y ansiedades a través de los trazos, formas, tamaños, colores, etc. Entendido de este modo, este lugar común nos evoca el bien conocido “espacio transicional” de Winnicott (1979), donde la comunicación a través del dibujo toma una funcionalidad similar al juego y la representación del niño expresa la situación de su espacio vital actual. Siguiendo a Aberastury (1991), el dibujo ofrece la posibilidad de recrear su propia imagen mutilada y ofrecer un canal a la angustia que genera la enfermedad, favoreciendo su disminución y un mejor manejo de la misma.

La entrevista inicial con niños con cáncer  

En la primera entrevista, Di Gallo recibe en primer lugar a la familia con el fin de explicar su función y recoger información sobre la situación familiar, las relaciones entre sus  miembros y el deseo de recibir apoyo psicosocial confiando a su hijo al terapeuta, en el momento de enfermedad en el que se ven inmersos. En la entrevista con el niño se busca verificar este deseo, además de explorar la disposición, necesidades y capacidades del infante para establecer un diálogo y su desarrollo previsible.  

El autor apunta que normalmente la disposición del niño al diálogo guarda estrecha relación con el estilo de comunicación familiar, cuanto más fluida sea en casa más fácil es para el hijo abrirse al terapeuta y contarle sus cosas. En el caso de familias con escasa comunicación, donde el equilibrio familiar se sostiene a través de un estilo defensivo, las intervenciones y el afecto que promueve la relación terapéutica puede vivirse como una amenaza. Pero este diálogo también depende de la capacidad empática del terapeuta, de su acercamiento y respeto al modo en que los miembros de la familia están sobrellevando la situación en la que se encuentran. El trabajo con enfermos de cáncer en general, y en especial con niños, moviliza en el terapeuta muchos sentimientos contratrasferenciales imprescindibles de manejar para no identificarse con el sufrimiento del niño e incrementar así su ansiedad.

En el trabajo terapéutico con niños enfermos de cáncer el objetivo prioritario no es trabajar desde los conflictos en general, sino establecer un diálogo significativo y confiado que permita la integración de la experiencia traumática causada por la enfermedad, el fortalecimiento de su yo, la recuperación de aquellas partes dañadas y el mantenimiento de una experiencia de continuidad y coherencia corporal. Di Gallo insiste en la importancia de la edad del niño, la etapa de su desarrollo cognitivo y emocional y sus capacidades físicas y psíquicas para el establecimiento y desarrollo de la comunicación. Resalta también la evaluación de los recursos de afrontamiento ante las tensiones y restricciones físicas, psíquicas y sociales que genera la enfermedad y el reconocimiento y  respeto de mecanismos defensivos básicos como la regresión, cuando está amenazada la propia supervivencia. Si estos mecanismos son generalizados como forma de autoprotección yoica, impedirán el contacto apropiado del niño con su entorno y la posibilidad de establecer un diálogo. La tarea del terapeuta consistirá en ayudar al niño a buscar salidas a su aislamiento; en niños pequeños y en periodo de latencia la intervención requiere más recursos que sólo el verbal.

El autor cita los criterios para la psicoterapia con niños oncológicos aportados por Bürgin (1992), dependiendo del estado psico-físico del niño y de la severidad de la enfermedad:

  • Evaluación de las funciones del yo y de los mecanismos defensivos.
  • Modalidad de establecimiento del contacto del niño y factores que facilitan la comunicación: intereses, creatividad, humor, expresión y regulación emocional.
  • Representación del self: sentimiento de valía personal, vivencia de su yo corporal e integridad de su cuerpo.
  • Relaciones objetales, figuras significativas, arraigo en su entorno social e importancia del apoyo externo para el mantenimiento del equilibrio personal.

 

El significado del dibujo de un niño en el proceso de evaluación

En toda intervención terapéutica en la clínica infantil, el dibujo, al igual que el juego, es un medio de expresión que los niños emplean con frecuencia y que resulta muy útil en el tratamiento. Siguiendo a Luquet (1978) resaltamos la necesidad de considerar el estadio evolutivo del niño para comprender el desarrollo del grafismo correspondiente a cada edad, desde el garabato de los primeros años donde predomina la descarga motora, a la etapa pre-esquemática entre los 3 y los 6 años donde hay intención figurativa, se empiezan a imitar objetos y a representar el cuerpo humano, la etapa de realismo intelectual entre los 6 y los 7 años donde aparecen los elementos reales de  cada objeto, y la etapa del realismo visual a partir de los 9 años donde se aprecian elementos de desarrollo intelectual como la dimensionalidad y la perspectiva. De acuerdo con otro importante estudioso del grafismo infantil, Widlöcher (1971), descubrimos en cada etapa el deseo del niño de expresar la realidad que él experimenta y conoce, lo que a él le llama la atención, no necesariamente la representación que el adulto esperaría encontrar.

Di Gallo señala que en el proceso terapéutico el dibujo también se ve influido por la relación del niño con el terapeuta además de expresar su estado actual y sus experiencias, por lo que adquiere un significado especial que sólo puede ser comprendido desde este contexto privilegiado, donde el dibujo cobra mayor relevancia comunicativa y expresiva. En este sentido Dio Bleichmar (2005) señala la importancia de la actitud del terapeuta en el encuentro interpersonal, la empatía y la invitación a la participación permiten en el niño el inicio del contacto y favorecen la comunicación, observando en todo momento las modalidades de relación que activa el infante.

Di Gallo alude a la revisión de la literatura sobre los dibujos infantiles realizada por Meili-Schneebeli (1993) donde diferencia las siguientes funciones:

 función comunicativa: el dibujo es un espacio de expresión del mundo interno del niño al exterior, permitiendo así el contacto con el entorno que le rodea.

función holística: el dibujo muestra la visión del niño de su mundo y de sus sentimientos en su totalidad, esta condensación creativa en los objetos que representa le proporciona confianza y satisfacción.

  • función ilustrativa: muestra la etapa citada del realismo visual de Luquet donde el niño busca imitar la realidad que ve. Según Meili-Schneebeli “el dibujo se presenta por sí mismo y no tiene valor simbólico” (Di Gallo, p. 201).
  • función expresiva: todo cuanto el niño hace en el dibujo, su modo de dibujar, cómo emplea los materiales, lo que representa, expresa su estado mental y su estado de ánimo en el momento actual.

 

Para Di Gallo el dibujo es una aproximación a la personalidad del niño, concuerda con Widlöcher (1987) en que “la lectura del dibujo en su totalidad nos muestra su relación afectiva con su entorno, sus movimientos de acercamiento y retirada, su deseo o miedo, que caracteriza su relación con la gente y las cosas” (Di Gallo, p. 201). Como vemos, ambos autores abogan por el significado simbólico inherente al dibujo que en ocasiones conduce a contenidos más profundos, de carácter inconsciente, más allá de su contenido manifiesto. El autor vuelve a citar a Widlöcher para destacar los procesos de condensación y desplazamiento que, como en el sueño, aparecen en el dibujo y en el comentario espontáneo del niño: “Dibujar es un juego. De hecho tiene en común con el juego los elementos de seriedad y fantasía…y la paradoja revelada por la aparente antinomia entre seriedad e inintencionalidad se resuelve con la hipótesis de la actividad psíquica inconsciente” (Di Gallo, p. 201). Sin embargo Di Gallo previene de la tentación por parte del terapeuta de buscar significados encubiertos más allá de lo que el niño desea expresar en el inicio de ese diálogo todavía incipiente. Antes de hacer inferencias sobre el dibujo es importante partir del relato del niño del contenido manifiesto y su propia interpretación. Como indica Rodulfo (1991) hemos de unir la asociación verbal del niño a la representación gráfica sin olvidar en la interpretación el significante pictográfico allí representado que escapa al proceso secundario.

Casos clínicos

El autor presenta dos casos clínicos de dos niños con cáncer con una situación vital similar. Thomas, con un tumor óseo y Mateo, con un tumor cerebral. Ambos tenían 11 años en el momento de la entrevista, vivían con sus padres y hermanos, recibieron tratamiento durante años, sufrieron recidivas de la enfermedad, recibieron quimioterapia intensiva y trasplante de médula. Este tipo de terapia se realiza en condiciones de aislamiento hospitalario entre diez y catorce días hasta que se regeneran las células sanguíneas; el riesgo es elevado, por los efectos tóxicos de la quimioterapia y por el riesgo de infecciones.

 Durante las entrevistas con cada niño Di Gallo empleó la técnica del garabato. Este “juego” consiste en dibujar por turno un número de veces un garabato diferente y el otro tiene que completarlo con la figura que le sugiera, al final se pide al niño que elabore con todos ellos una historia. El autor lo utiliza como una herramienta que facilita la comunicación entre paciente y terapeuta, más que como una técnica terapéutica discutida por autores como Winnicott (Di Gallo, p. 203). Para Di Gallo se crea una secuencia conjunta de dibujos donde aparecen contenidos y emociones compartidas por ambos e influidas por las motivaciones conscientes e inconscientes de cada uno. Por eso, desde esta perspectiva es indispensable que el terapeuta tenga formación y experiencia psicoanalítica para manejar lo que el niño y sus circunstancias despiertan en él (contratrasferencia) y cautela ante los mecanismos defensivos.  Considero oportuno señalar que esta técnica combina la dimensión proyectiva de la expresión gráfica con la dimensión lúdica propia del juego, que da como resultado el proceso de interrelación. Aquí podemos descubrir las características antes descritas por Bürgin, así como el análisis de contenidos de la subjetividad del niño, sus sentimientos y estados mentales que cobran sentido en la secuencia, tal y como enfatiza Dio Bleichmar (2005): no sólo qué dibujó el niño, sino el orden, su actitud y la respuesta del terapeuta. Aportaría riqueza indagar también la intencionalidad del autor con cada dibujo en respuesta al del niño, así como un acercamiento mayor al análisis proyectivo de algunos elementos gráficos.

A continuación expondré un resumen de la información clínica ofrecida por el autor a la cual remito, sobre todo por la expresividad y la secuencia de los dibujos y comentarios que no reproduciré aquí. El autor observa en los dibujos e historias espontáneas fruto de las entrevistas con ambos niños similitudes en los temas, pero diferente forma de afrontar la situación de enfermedad en la que se encontraba cada uno.

 THOMASThomas se mostró receptivo a comunicarse con el terapeuta desde el primer contacto con él, le contó, sin oponer resistencia, su historia y cómo se encontraba. Tenía buena capacidad de relación con la gente, se apoyaba  en los demás cuando se encontraba mal especialmente cuando estaba angustiado. De la observación de sus dibujos se extrae una buena percepción y contacto con la realidad a pesar de las dos recidivas vividas anteriormente después de los tratamientos, así como su esperanza en que la intervención médica aún pudiera “cazar” al cáncer como el ratón de su dibujo.

 MATEO Como se aprecia en sus dibujos y en su historia, Mateo no se apoyaba apenas en la relación con los demás, su estado psíquico regresivo le colocaba en un mundo mágico e inmaterial donde se acompañaba de figuras omnipotentes; tan sólo aparecía una alusión a su tierra natal como símbolo de seguridad. Sin embargo el grafismo no aparecía desestructurado ni la historia inconexa, Mateo mantenía así su estructura yoica para defenderse de la ansiedad y el dolor que vivía.

El autor compara los recursos de ambos niños, su estructura yoica y el entorno social, y señala que Thomas tendría mejor pronóstico para afrontar psíquicamente la enfermedad. Con él consideró que la relación terapéutica podría ayudarle a mantener el equilibrio psíquico, mientras que Mateo permanecía impermeable a esta ayuda, sumergido en su mundo interno donde se sentía seguro, quizá como muestra de su fortaleza yoica y del límite hasta el cual el niño permitía la relación con él.

Aludiendo al enfoque Modular-Transformacional (Bleichmar, 1997) como contribución a la comprensión del funcionamiento psíquico de ambos niños, encontramos que el módulo predominantemente afectado es la autoconservación, es evidente la angustia dada la amenaza a la supervivencia que viven desde hace años a causa del cáncer, del daño físico por la agresividad de los tratamientos, de las recidivas, de la incertidumbre y la escasa esperanza sobre su sanación. Inevitablemente esto afecta al resto de los sistemas motivacionales donde, a pesar de no tener mucha información, podemos deducir de los dibujos cómo cada uno se defiende apoyándose diferencialmente en sus recursos personales. Thomas  encuentra alivio desde el apego a figuras significativas, mientras que Mateo se refugia en la fantasía mágica como último recurso, disociativo, ante el fracaso de los procedimientos médicos. Me cuestionaría si no es precisamente Mateo quien más necesita la intervención terapéutica aunque sea quien más resistencia ofrece a ella, quizá porque la fortaleza yoica es más débil de lo que aparenta o porque la presencia del duelo final se hace cada vez más inevitable. Por otro lado no deja de ser simbólico que su último dibujo sea precisamente un bote salvavidas.Este artículo resalta el dibujo como técnica valiosa y útil en la evaluación diagnóstica y en el proceso terapéutico con niños oncológicos; que junto con el juego, el modelado, etc., se considera sin duda una herramienta indispensable por la gran mayoría de los autores a lo largo de la historia del psicoanálisis infantil. Cabe añadir su utilidad en aquellas circunstancias en las cuales el lenguaje se ve mermado y el grafismo abre una vía de comunicación y de creación tanto en niños como en adultos.

Para finalizar, reitero mi recomendación encarecida al lector de esta reseña a acudir al texto original y seguir el desarrollo de los dibujos donde poder apreciar los contenidos y la secuencia de la expresión pictórica de los casos clínicos descritos. Considero que este artículo muestra también la importante labor de los equipos interdisciplinares donde se complementan la intervención médica y psicológica, constituyendo un apoyo psicosocial fundamental en enfermedades invasivas como el cáncer.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

APORTES DE MELANIE KLEIN Y ANNA FREUD AL PSICOANALISIS

Melanie Klein realizó estudios sobre el análisis de niños, lo cual le valió la entrada a la prestigiosa Sociedad Psicoanalítica de Berlín. Sucesivas polémicas sobre sus estudios la llevaron a emigrar a Inglaterra, donde es aceptada por la Sociedad Psicoanalítica Británica, donde hace importantes aportes.

Klein en Inglaterra:

En setiembre de 1926, Klein deja Berlín y se traslada a Inglaterra, invitada por E. Jones para que analice a sus hijos y a su esposa, durante un año. En 1927 Ana Freud habla de la técnica de análisis infantil en oposición a Klein, ante la Sociedad de Berlín. Ese mismo año, Jones organiza en la Sociedad Británica un simposio sobre análisis infantil. La tensión entre

Londres y Viena se han establecido.
En 1932, se publica en Londres “El psicoanálisis de niños”, la obra más importante de un miembro de dicha sociedad hasta el momento. En 1933 su hija Melitta es aceptada como miembro pleno de la Sociedad Psicoanalítica Británica, y en unión con E. Glover, se opone a las teorías de su madre.

En 1934, muere Hans, hijo de Melanie que vivía con su padre, esto la afectó profundamente. En ese mismo año se nacionaliza inglesa.
Durante la guerra, hay una importante inmigración de psicoanalistas alemanes, y con ellos llega Freud, quien muere a poco de su llegada. Jones se retira y lo sucede Glover en la presidencia de la sociedad Británica, con lo cual se intensifican las polémicas.

En 1944 Melitta se va a Estados Unidos y nunca se reconciliará con su madre. Durante el congreso de 1949, se encuentran pero no se hablan. Es el momento en que los analistas norteamericanos toman el dominio de la Asociación Psicoanalítica Internacional. El1° de febrero de 1955 se funda la Asociación Melanie Klein. Es una época conflictiva, donde Klein cuenta con muchos opositores. Cuando Winnicott es electo presidente de la Sociedad Británica, Klein publica su trabajo “Envidia y gratitud” (1957). En 1958 muere Jones lo cual afecta a Klein. Su salud se resiente y se le detecta un cáncer de colon. Es operada en 1960, pero sufre complicaciones y muere en pocos días

Aportes de Melanie Klein a la Teoría Psicoanalítica
Melanie Klein, discípula y continuadora de Freud, es una de las grandes figuras del psicoanálisis contemporáneo. Su trabajo expandió el campo de conocimientos abierto por Freud, desarrollando las ideas de Freud en algunos casos y apartándose de ellas en otros. Sus escritos, centrados desde los comienzos en la comprensión de la realidad emocional de sus pacientes, en la situación clínica, no transmiten el afán por lograr una precisión teórica acabada, sino más bien, la preocupación por describir el mundo rico en fantasías y vivencias que despliegan los pacientes en el tratamiento. En el desarrollo del psicoanálisis existe una relación intima entre la teoría y la técnica. Los cambios en la teoría guardan una estrecha relación con la acumulación de nuevas observaciones clínicas que no pueden ser explicadas con las teorías existentes. La acumulación de nuevas observaciones se relaciona con la ampliación del campo de indicaciones del psicoanálisis y de las modificaciones que se han introducido en la técnica y que han posibilitado a veces dicha ampliación. La introducción de la técnica de la libre asociación le permitió a Freud hacer observaciones que lo llevaron a desarrollar sus hipótesis sobre el conflicto mental y el desarrollo psicosexual. En forma similar Melanie Klein realizó innovadores aportes a la teoría del funcionamiento mental, basándose en observaciones que surgieron del análisis de niños. De hecho una de sus mayores genialidades fue realizar la modificación a la técnica analítica que le permitió aplicar el psicoanálisis a niños. Para ello partió de la base que la forma de expresión natural del niño es el juego y que por lo mismo puede ser usado como medio de comunicación con ellos. Le atribuyó al juego de los niños una importancia que no sele había concedido en psicoanálisis hasta ese momento. De hecho, lo consideró más que una forma de explorar y controlar el mundo externo, como un medio de controlar y expresar sus angustias a través de la manifestación y elaboración de las fantasías. Concluyó que en condiciones adecuadas, el juego de los niños, así como todas sus comunicaciones verbales, pueden cumplir

una función similar a las asociaciones libres de los adultos. Es así como escribió: ” En el juego, el niño expresa sus fantasías, sus deseos y sus experiencias de un modo simbólico. Al hacerlo, utiliza los mismos medios de expresión arcaicos, filogenéticamente adquiridos, el mismo lenguaje que nos es familiar en los sueños, y solo comprenderemos totalmente este lenguaje si nos acercamos a él como Freud nos ha enseñado a acercarnos al lenguaje de los sueños. El simbolismo es solo una parte de él. Si deseamos comprender correctamente el juego del niño en relación con toda su conducta durante la hora de análisis, debemos no solo desentrañar el significado simbólico por claro que sea, sino tener en cuenta todos los mecanismos y formas de representación usados en el trabajo onírico, sin perder de vista jamás la relación de cada factor con la situación total”. Su técnica evoluciona de modo que ya en1923 se encontraba desarrollada en sus aspectos centrales. Decidió entregar a sus pacientes un número de juguetes sencillos y otros materiales lúdicos. Con este método pudo comprobar, al contrario de lo que pensaban la mayoría de sus contemporáneos, que los niños desarrollaban una transferencia hacia el analista en forma similar a como ocurría con los pacientes adultos. El análisis de niños le permitió confirmar algunas de las inferencias de Freud acerca de la mente infantil, sin embargo sus observaciones le impusieron algunas modificaciones a las teorías de Freud. En los niños era más evidente la polaridad instintiva señalada por Freud con su corolario de conflicto y ansiedad. Esto llevó a Klein a enfatizar la importancia atribuida a la polaridad instintiva como el origen fundamental del conflicto mental y la base de sus hipótesis. Sus observaciones de niños muy pequeños la llevaron a su vez a rechazar la idea freudiana de que el Yo es una instancia que se desarrolla a partir del Ello indiferenciado y sugirió la existencia de un Yo rudimentario desde el nacimiento. Esto surgió como consecuencia de su planteamiento de que desde el nacimiento el individuo debe defenderse de la ansiedad que despierta en su interior el instinto de muerte. Es el Yo primitivo, constitucionalmente adquirido, el encargado de realizar las primeras operaciones defensivas. Junto con esto rechazó el planteamiento freudiano que sostenía un periodo inicial del desarrollo en que la libido se descargaba en el propio Yo del sujeto sin la necesidad de un objeto. A este periodo Freud lo llamó Narcisismo primario. Klein sostuvo que las pulsiones no pueden expresarse en la vida mental en ausencia de un objeto adecuado. Uno de los sustentos teóricos de toda la obra de Klein es la ampliación del concepto de fantasía: Freud había hablado de las fantasías de los neuróticos como una parte del pensar que se mantenía apartada del examen de realidad y permanecía sometida únicamente al principio del placer y la asoció directamente a la pulsión sexuaPara él, dado que la pulsión sexual podía gratificarse durante su desarrollo sin objetos propios, podía sustraerse al principio de realidad durante un periodo bastante prolongado. Para Freud el fantaseo era un desarrollo del pensar que quedaba fuera de la prueba de realidad y que eventualmente si generaba un conflicto y angustia, podía ser reprimido y volverse inconsciente. Klein amplió el concepto de fantasía y empezó a considerara las fantasías inconscientes como la matriz fundamental de los procesos psíquicos, de modo que la actividad de las pulsiones se expresa y representa en la mente en la forma de fantasías de satisfacción merced aun objeto adecuado. Esto supone que la pulsión trae implícita la potencialidad de un objeto que va a satisfacerla, la noción de objeto es con substancial a la pulsión. De manera que desde el nacimiento surgen en la mentefantasías que son la expresión de la operación de las pulsiones. Estas fantasías se ponen desde el comienzo en relación con la realidad, determinando una interacción que conduce a la influencia recíproca entre realidad y fantasía. Al concebirlo así, se entiende que la realidad modifica y enriquece los contenidos de la fantasía y esta colorea la percepción de la realidad. Las fantasías originales son de una naturaleza elemental y su contenido figura la satisfacción de las pulsiones en términos tanto somáticos como mentales. En un recién nacido dice Klein al deseo de amar que se expresa en ese nivel como deseo de comer, le corresponde la fantasía de un pecho ideal proveedor de alimento, amor y vida; al deseo de destruir le corresponden fantasías de pecho destruido, despedazado y atacante. En este sentido las fantasías iniciales son omnipotentes, lo que significa que se despliegan y tienen realidad mental con cierta prescindencia de la realidad externa y son básicamente la expresión de los deseos. A partir de estas fantasías iniciales van evolucionando todas las fantasías posteriores, las que pierden su carácter omnipotente como resultado de la maduración y la relación con la realidad. Desde el momento del nacimiento el niño se tiene que enfrentar con el impacto de la realidad, que comienza con la experiencia del nacimiento mismo y continúa con todas las experiencias de gratificación y frustración de sus deseos. Estas experiencias con la realidad externa influyen inmediatamente en la fantasía inconsciente, que a su vez influye en ellas. La fantasía, por lo tanto, se convierte en un acompañante constante e inevitable de las experiencias reales, en permanente interacción con ellas. La hipótesis de que las primeras experiencias del lactante con el alimento y con la madre inician una relación de objeto con ella es uno de los conceptos básicos de la teoría Keniano. Esta relación inicialmente es con un objeto parcial: el pecho. El niño por su inmadurez es incapaz de concebir ala madre como un todo y se relaciona solo con el pecho. También es decisiva en esto la primacía de los impulsos orales en esa etapa del desarrollo del niño. La motivación inicial para establecer una relación con la realidad, con el pecho en este caso, esta dada por la urgencia de resolver el problema al que se ve enfrentado el Yo por la percepción de la acción del instinto de muerte dentro del organismo. La angustia es la reacción del Yo frente a la amenaza de aniquilación que deriva de la acción del instinto de muerte en el interior del organismo. Esto pone en movimiento ciertas actividades del Yo destinadas a aliviarla. Estas actividades que consisten en fantasías que el Yo elabora, tienen en definitiva una doble función: se transforman en las defensas del Yo frente a la angustia y al mismo tiempo constituyen las operaciones que van conformando la mente, es decir tienen una función estructurante. Estas fantasías defensivas se generan en la interacción del niño con el pecho. La primera de ellas consiste en que el Yo se escinde y proyecta fuera la parte de sí que contiene el instinto de muerte, poniéndola en el pecho que, a la sazón es el objeto externo original. Es así como el pecho – al que se siente como conteniendo gran parte del instinto de muerte- llega a experimentarse como malo y amenazador para el Yo, dando origen a un sentimiento de persecución. De este modo el miedo original al instinto de muerte se transforma en miedo aun perseguidor. Parte del instinto de muerte que queda en el Yo se convierte en agresión y se dirige contra los perseguidores. Por otro lado, del mismo modo como se proyecta fuera el instinto de muerte para evitar la ansiedad que surge de contenerlo, así también se proyecta una parte del Yo que contiene libido dando origen a un objeto ideal con el cual el Yo se relaciona con el resto de libido no proyectada. Como resultado de estos procesos, el Yo llega a establecer una relación con dos objetos: Un pecho ideal y un pecho persecutorio. Estas fantasías se ponen en interacción con las experiencias reales de gratificación y frustración en las relaciones del niño con su madre. En consecuencia, en la medida en que gratifica, el pecho es amado y sentido como “bueno” y en la medida en que es fuente de frustración es odiado y sentido como “malo”. Las vivencias recurrentes de gratificación y frustración, dice Klein, son estímulos poderosos de las pulsiones libidinales y destructivas. Así como la tendencia del Yo a escindir y proyectar lo lleva a relacionarse en la realidad con el pecho como ideal o persecutorio, también el Yo puede crear fantasías en las que el pecho ideal es incorporado dentro para mitigar de este modo la angustia o incluso que puede incorporar al pecho persecutorio para poder controlarlo dentro y dejar fuera ” a salvo” al objeto ideal. Estas fantasías de expulsar contenidos afuera o incorporar contenidos dentro son muy concretas y acompañan los procesos corporales de incorporación y excreción, cuyas sensaciones somáticas constituyen sus elementos constitutivos iniciales. Estos procesos que se establecen para manejar la ansiedad tienen como consecuencia la generación paulatina de un mundo de objetos internos que interactúan con el Yo y entre sí y que influyen y son influidos por las interacciones con los objetos reales. Cuando la agresión se intensifica ya sea por causas internas o externas, aumenta la angustia y los esfuerzos por controlarla. Las maniobras de escisión y proyección se hacen más intensas y los objetos ideal y persecutorio se distancian más entre sí. A raíz de estos procesos la imagen del objeto externo se distorsiona en la mente del niño. Estas defensas se complementan con otras fantasías defensivas en que el objeto persecutorio es destruido o fragmentado. El conjunto de ansiedades, defensas y relaciones de objeto característico de esta primera fase del desarrollo Klein lo denominó: posición esquizoparanoide. El nombre se deriva de la preeminencia en ella de los procesos de escisión y proyección. Ya he descrito sin darles necesariamente el nombre definitivo algunas de las defensas más importantes de la posición esquizoparanoide como son proyección, introyección, idealización y negación omnipotente. Una de las defensas más importantes de esta posición, por sus implicancias para la patología es la identificación proyectiva. En ella el individuo fantasea que ha depositado un fragmento escindido del self dentro de un objeto y que el objeto es identificado con él. Para Klein esta era una fantasía unipersonal, es decir ocurre solo en la fantasía sin afectar realmente al objeto externo. El uso de las maniobras defensivas propias de la posición esquizoparanoide lleva al desarrollo de nuevas ansiedades específicas que suelen encontrarse en la patología cuando por regresión vuelven a utilizarse estos mecanismos. La proyección de malos sentimientos y partes malas del yo produce persecución externa. La reintroyección de perseguidores origina ansiedad hipocondríaca. La proyección hacia afuera de partes buenas del yo produce la ansiedad de quedar vacío de bondad y lleno de perseguidores internos. La identificación proyectiva produce la ansiedad de ser atacado proyectivamente de vuelta en venganza e inundado de objetos y sentimientos malos. También genera la ansiedad de que partes propias queden aprisionada en el interior de objetos dando origen a ansiedades claustrofóbicas. La desintegración del yo como defensa extrema conduce a la ansiedad de hacerse pedazos y quedar pulverizado. Cuando en el desarrollo todo transcurre normalmente las experiencias buenas empiezan a predominar sobre las malas y la ansiedad disminuye. Como resultado de esto, los procesos de escisión se hacen menos intensos y el objeto puede empezar a integrarse. El Yo introyecta un objeto más integrado, lo que conduce a su vez a una mayor cohesión en el Yo. A su vez la mayor tolerancia hacia la propia agresión disminuye los procesos de proyección e identificación proyectiva lo cual disminuye la distorsión de la realidad. Todo esto contribuye a que los sentimientos contradictorios hacia un mismo objeto empiecen a ser tolerados. La gradual integración de los sentimientos de amor y odio hacia el objeto integrado bueno (por oposición a ideal vs. persecutorio) da lugar a una forma diferente de ansiedad que Klein llamó ansiedad depresiva. Se trata ahora de la angustia por el destino de este objeto total, del que el niño ahora entiende que depende yal que siente amenazado por su propia agresión. En la medida en que la desaparición en la realidad del objeto gratificador ya no da origen a fantasías de persecución sino al temor de dañar y destruir al objeto, la constelación de sentimientos y fantasías cambia y da paso que lo que Klein llamó: posición depresiva. Las fantasías más dramáticas de esta posición son de contener un objeto dañado o muerto por la acción de la propia destructividad y los sentimientos de persecución son reemplazados por sentimientos de dolor, tristeza y desamparo por la desaparición y muerte del objeto bueno. Estos sentimientos movilizan los impulsos genitales, más activos a partir de la mitad del primer año de vida, para reparar el objeto y restaurarlo. Las experiencias reiteradas de reaparición del objeto contribuyen a elaborar estos sentimientos y a afianzar la confianza en la potencialidad reparadora del amor y de los impulsos constructivos hacia el objeto. Sin embargo inicialmente estos sentimientos son demasiado insoportables para el yo y este pone en marcha procesos defensivos de la posición esquizoparanoide pero que ahora se organizan para enfrentar la situación depresiva. Estas defensas están destinadas a negar la dependencia respecto del objeto bueno. Se las denomina defensas maníacas y su actividad se detecta por una tríada de sentimientos: triunfo, desprecio y control. A través de mecanismos de escisión, identificación proyectiva, idealización y negación, el sujeto niega el daño ocasionado al objeto, niega su dependencia respecto de él, afirma un triunfo omnipotente respecto de él o ejerce un control tiránico que tiene el mismo objetivo: Negar la importancia del objeto, el dolor de su pérdida y la necesidad de repararlo. Si estas defensas que cumplen un papel normal en la elaboración de las ansiedades depresivas durante el desarrollo son usadas en forma exagerada o muy intensa, determinará un circulo vicioso en el que el objeto vuelve una y otra vez a ser atacado en el esfuerzo por controlar la ansiedad

 

ANNA FREUD, (Viena 3 de diciembre de  1895 Londres 9 de octubre  de 1982 psicoanalista austriaca Hija del célebre sigmund Freud hizo sus propios aportes a la psicología en particular sobre la psicología infantil. En 1912  al finalizar los estudios secundarios en el Lyceum, fue enviada a merano para descansar y recuperar la pérdida de peso, en vísperas del casamiento de Sophie, al que no asistió por sugerencia de su padre. Esta exclusión formó parte de los malestares y amarguras que ya venía sufriendo. Pasaba períodos de gran fatiga y hablaba de ello como “eso” que la hacía cansarse y “sentirse tonta”. De esta manera, definía su recurrencia a las ensoñaciones diurnas e historias fantasiosas, cuestiones éstas que tratará en el trabajo Relación entre fantasías de flagelación y sueño diurno, con el que ingresara a la Sociedad Psicoanalítica de Viena en 1922

ANÁLISIS DE ANNA CON SU PADRE

Dos años antes, en 1918, había comenzado a analizarse con su propio padre, análisis que se mantuvo hasta 1922 con una frecuencia de seis sesiones semanales. Freud centró este análisis en las fantasías y ensueños de flagelación como inhibidores del trabajo intelectual.

Junto a S. Banfield, militante sionista y socialista, Anna apoyó la creación del Asilo e Instituto Baumgarten, para niños judíos huérfanos de guerra. Allí se formó un grupo dedicado a estudiar los problemas de aprendizaje y de psicología del niño, en el que participaron también Willie Hoffer y August Aichhorn. Este último ya tenía experiencia con niños y adolescentes y dejó en Anna huellas de su influencia.

En 1920, la familia Freud sufre la muerte de Sophie, víctima de una epidemia. Anna sobrelleva la pérdida de su gran rival, amada y envidiada, dedicándose al igual que su padre a un intenso trabajo, afianzándose su consagración al psicoanálisis. Recibió de Freud su reconocimiento cuando éste le otorgó uno de los anillos de oro grabado que poseían los miembros del Comité de los Siete Anillos, grupo que frecuentaba ya desde los catorce años, cuando se le permitía asistir en silencio a las reuniones de los miércoles.

RECORRIDO INSTITUCIONAL

Se inicia en 1920 cuando asiste como invitada al primer congreso internacional de posguerra en La Haya. Dos años más tarde, a los veintisiete, ingresa a la Sociedad Psicoanalítica de Viena como psicoanalista de niños, pues la clínica con adultos era “vedada” a los profanos. En 1921 había conocido a Lou Andreas Salomé psicoanalista de origen ruso que ocupa el lugar de “buena madre” y “madre analista”, encontrando en ella una imagen femenina y maternal y una valiosa ayuda para la elaboración del citado trabajo sobre las fantasías de flagelación.

En 1923 ya declarada la enfermedad de Freud con su primera operación, decide no instalarse en Berlín y quedarse a su lado. Asiste a las recorridas por el Servicio de Psiquiatría del Centro Hospitalario Universitario de Viena de Wagner Jauregg conociendo allí a Heinz Hartmann. Esta experiencia hizo que retomara su análisis con Freud, siendo consciente de las dificultades que implicaba el “manejo de la transferencia”. En el otoño de 1925 ya finalizado el análisis con su padre, crea con Max Eitingon un vínculo cuasi-analítico que finaliza en 1930 debido a las resistencias de Anna a profundizar sobre la relación de fuerte apego a su padre. En esta época, Anna estaba inmersa en los conflictos de rivalidad con su madre por el cuidado de la salud de Freud.

Entre sus primeros pacientes se cuentan los hijos de Dorothy Burlingham, a quien la ligaría una relación profunda y compleja por el resto de su vida. Fue su compañera de viaje y de vida, y ejerció con los hijos de ella sus inclinaciones maternales. A pesar de las apariencias, no hay acuerdo entre sus biógrafos acerca del carácter homosexual activo de esta relación, pero Anna se disgustaba frente a los rumores que la señalaban como lesbiana.

En 1924 ocupa el lugar de Otto Rank en el comité, y en 1925 es designada secretaria del Instituto psicoanalítico de Viena. Allí, impulsó la formación del Kinderseminar un seminario de investigación sobre psicoanálisis aplicado a la pedagogía y destinado no sólo a psicoanalistas sino también a educadores y trabajadores sociales. En colaboración con otros profesionales del instituto, fueron creados algunos centros de reeducación, jardines de infantes, y la primera escuela para niños que fuera guiada conforme a los principios psicoanalíticos, dirigida por Eva Rosenfeld Fueron, asimismo, consultados por el municipio de Viena para la orientación de niños con dificultades.

Colaboró en la “Zeitschrift fur Psychoanalitische Pedagogie”, publicación dirigida por W.Hoffer, y en 1927el cargo de secretaria de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA). La única antecesora de Anna en Viena en la práctica del análisis infantil fue Hermine von Hug-Helmuth maestra jubilada que poseía un doctorado en Filosofía. Pero en realidad su verdadera competidora habría de ser Melanie Klein El simposio de Londres en 1927 patrocinado por Ernest Jones, es una fiel y clara exposición de las diferencias teóricas y técnicas que prevalecían entre ambas.

Freud fue un encarnado defensor de las posiciones adoptadas por Anna, y un detractor de las opiniones de Klein, quien en cambio sí recibió el apoyo de Karl, Anna iniciaba El Yo y los mecanismos de defensa, regalándole la primera edición a Freud al cumplir éste los ochenta años en 1936

Un año más tarde se inaugura en Viena la guardería Jackson, patrocinada por la americana Edith Jackson, analizada de Freud. Este proyecto, dirigido por Anna, estaba destinado a niños menores de dos años, con el objetivo de informarse acerca de las primeras etapas de la vida a través de la observación directa. Los niños debían pertenecer a familias indigentes.

En 1933 había sido promulgada la ley antisemita, lo que dio origen al éxodo de psicoanalistas alemanes y austríacos, pero es recién en 1938 que la familia Freud decide partir de Viena, tras la invasión de las tropas de Hitler Jones y Marie Bonaparte, junto a Dorothy Burlingham, organizaron la salida de la familia Freud hacia Inglaterra  Su casa ya había sido allanada en dos oportunidades, y Ana y Martín habían sido llevados por la Gestapo para ser interrogados. Ya en Londres Anna se ocupó con exclusividad del cuidado de la salud de su padre, quien luchaba contra el cáncer.

Al morir éste, Anna enfrenta el duelo trabajando arduamente; organiza entre 1940 y 1942 varias residencias para niños evacuados y refugiados, siendo la guardería Hampstead, que funcionaba en la Hampstead clinic de Londres, la más destacada.

El clima de la Sociedad Británica de Psicoanálisis se enrareció con la llegada de los analistas vieneses. Jones, fundador de la misma y protector de Melanie Klein se hallaba tironeado por ambas partes, resolviendo tal contradicción con su retiro. Tras la muerte del padre del psicoanálisis, se estableció la lucha por definir cuál de las dos corrientes sería proclamada su heredera.

Anna fue miembro del Consejo Ejecutivo de la IPA en la década de 1950  pero su mayor interés se manifestó en la década de los 60 en torno a la capacitación para el psicoanálisis infantil. A partir de 1963 empezó a delegar la dirección de la Hampstead Clinic. Estaba preparando su vejez, siempre junto a Dorothy, con quien realizó numerosos viajes. Su principal preocupación se centraba en el futuro de la clínica, y si bien delegaba funciones, nunca lo hacía totalmente.

En 1971 se realiza el Congreso Internacional en Viena, donde se inaugura el museo en el viejo departamento de Bergasse 19. Anna ya tenía setenta y cinco años, y mantenía la esperanza de que en esa oportunidad la IPA aprobara y reconociera oficialmente la formación de los psicoanalistas de niños en la Hampstead Clinic. Pero Leo Rangell, entonces presidente, deseaba un congreso en paz y mocionó para que tal debate se pospusiera para el próximo congreso, y para que la Hampstead clinic fuera aceptada como grupo de estudio. La Sociedad británica de Psicoanálisis temía que la clínica de Anna se convirtiera en una sociedad paralela. Anna presentó entonces su renuncia a la IPA y a Rangell, quien le ofreció el cargo de presidenta honoraria. A partir de 1976, Anna delegó la dirección de la clínica.

Dictó clases en la Facultad de Derecho de Yale y mantuvo con sus alumnos una relación libre y placentera. Esta experiencia fue recogida en tres volúmenes sobre el niño y el derecho, en coautoría con Goldstein y Solnit.

En 1975su salud se vio afectada, sin poder llegarse a un diagnóstico preciso. Fue tratada por una anemia, y requirió internaciones periódicas. Durante este tiempo se dedicó a la refutación y desacreditación de teóricos pos freudianos y biógrafos no autorizados, con la ayuda de K. Eissler. También recibió los doctorados honorarios que le confirieron las universidades de Viena, Columbia, Harvard y Frankfort.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

manual de psicologia y psicopatologia dinamicas simon brainsky

CAPITULO 4

(EL PUNTO DE VISTA ESTRUCTURAL)

¿cuando nos reencontraremos nosotras tres?

con el trueno , el rayo o la lluvia.

cuando el barullo  se Haya terminado .

cuando  la batalla se Haya Perdido y  ganado

EL SISTEMA NERVIOSO SE VA AFECTADO POR DOS ESTIMULOS:

1 estimulos externos discontinuos, de los cuales se puede escapar

por la fuga y cuyo modelo es el arco reflejo.

2 tambien existen estimulos internos, continuos, de los cuales no  se puede escapar mediante la fuga y que tienen una representacion mental denominada fantasia inconsciente.

CARACTERISTICAS DEL INSTINTO:

  1. FUENTE
  2. FIN
  3. PERENTORIEDAD
  4. OBJETO

GRAFICO 5 LA ANGUSTIA COMO TRONCO A LAS NEUROSIS

angustia

 DISOCIACION CONVERSACION   =  HISTERIA  

FORMACION REACTIVA , REGRECION , ANULACION= NEUROSOS OBSESIVA

DESPLAZAMIENTO EVITACION= FOBIA

PROYECCION = PSICOSIS

GRAFICO 6 GUIA COMPARATIVA DE ALEXANDER PARA LA HISTERIA DE SONVERSION Y LAS ENFERMEDADES PSICOFISIOLOGICAS :

HISTERIA DE CONVERSION             

territorios del sistema nervioso de la vida de relacion

calma ansiedad

no produce lesiones estructurales

sigue distribucion simbolica

origen edipico

ENFERMEDADES PSICOFISIOLOGICAS

territorios del sistema nervioso autonomo

aumenta ansiedad

produce lesiones estructurales

sigue distribuccion anatomica

origen preedipico

Posted in Uncategorized | Leave a comment